miércoles, 4 de marzo de 2009

Conoce nuestro pais, La Laguna de Oviedo

OVIEDO, Pedernales.- La laguna de Oviedo es como un poema de la naturaleza que se puede leer con los ojos y que deja “escuchar” su belleza. Su ambiente de quietud, permite oír a lo lejos el susurro de las aves y admirar la danza de los flamencos que tiñen de rosa el horizonte. En este lugar la naturaleza supo mezclar sabiamente el silbido del viento y el canto de las aves, con lo impresionante de su vegetación y el color de sus aguas. Pero más que eso, esta laguna es el cuerpo de agua dulce más grande que tiene el país, y aunque sus aguas son salobres, es alimentada por varios arroyos y otras fuentes frescas como el río Escobón.

Lo hermoso y curioso que llama la atención de la Laguna de Oviedo son sus 31 cayos, en cada uno de los cuales habita una especie de ave o reptil diferente. En unos habitan las iguanas y en otros las aves y mamíferos.

El cayo de Las Aves, por ejemplo, es un paraíso de aves tropicales, donde converge una gran representación de especies migratorias, nativas y otras que ya son residentes. Se tiene la oportunidad de observar una variada representación desde un solo punto.

“El cayo de las aves es un espectáculo que se ofrece a la vista. Es la cosa más hermosa que hay. Hay otro cayo impresionante que es el de las iguanas que también es especial”, destaca el ambientalista Eleuterio Martínez.

Atractivo natural con gran potencial
El también subsecretario de Áreas Protegidas señala que la laguna de Oviedo es un cuerpo de agua muy especial, porque los sedimentos de roca caliza que son arrastrados hacia su interior le dan una tonalidad verdosa y blanquecina a sus aguas.

Explica que esta laguna es un gran humedal que crea barreras de mangle rojo de diversos tamaños, y que son el principal atractivo para las aves que allí se refugian.

Cita que la laguna de Oviedo tiene acantilados y rompientes que parecen confeccionados con las manos, las cuales se encuentran en plana Mosquea y Punta San Luis, y lo describió como los accidentes geográficos más hermosos que tiene esa belleza natural.

Cayos y senderos hacen de La Laguna de Oviedo un tesoro
La diversidad de aves acuáticas, la presencia de iguanas y peces endémicos, así como su exuberante vegetación con extensos manglares, sumado a los elementos culturales y arqueológicos, convierten la Laguna de Oviedo en un rinconcito mágico para el turista.

La conformación de los Cayos Puerto Rico, Los Mellizos, Las Iguanas, De Pei, Caliente, Cayo el Taco del Zapato, Cayo de Mosquea y Cayo de la Rabiza, entre otros, dan a este lugar un colorido único, ya que en cada cual juega un papel importante para la reproducción de aves terrestres y acuáticas, así como las especies de reptiles y mamíferos que allí existen.

Dentro de la Laguna de Oviedo hay tres senderos para el recorrido turístico; el Paseo de los Flamencos, el Cayo de las Iguanas y Las Caritas de El Guanal, que presentan una mezcla de belleza espectacular y riqueza cultural inigualable.

Recorrido
El paseo de los Flamencos ofrece una entrada terrestre que se inicia entrando por la comunicad El Cajuil desde la carretera Barahona-Pedernales. Si es por agua, la ruta se sigue por el embarcadero Cruce de Los Caños, donde hay un centro comunitario. Tiene una duración de aproximadamente dos horas en cuatro kilómetros.

Desde el inicio del recorrido se pueden apreciar las gaviotas, viuditas, cocos blancos, pelícanos y tijeretas, pero también es común ver el cruce de palomas coronitas y garzas que se desplazan en bandadas. La laguna de Oviedo es una de las áreas más sobresalientes del Parque Nacional Jaragua y es la segunda en tamaño de los cuerpos de aguas del país, con unos 24 Kilómetros cuadrados de superficie y tres Kilómetros de longitud.

Más senderos
EL Sendero Las Caritas de El Guanal se caracteriza porque a lo largo del recorrido de tres kilómetros, el turista tiene la oportunidad de observar también flamencos, cucharetas y patos.

También puede apreciar árboles nativos, como alelí, escobón y el almácigo, entre otras especies de plantas.

Las Caritas de El Guanal se presenta como una pared rocosa, remanente de una cueva habitada por indígenas precolombinos.

En una proporción de la pared se pueden observar numerosos petroglifos con forma de cara humana.

Al sendero Cayo de las Iguanas también hay acceso por la vía acuática y terrestre, pero como su nombre lo indica, está poblado por este tipo de reptil. Tiene de particular que desde una torre que hay en su ruta, se pueden observar los restantes cayos. INFO... LISTN DIARIO